sábado, 29 de mayo de 2010

Las pioneras: Emma de la Barra ( 1861-1947)




Emma de la Barra (1860-1947)

Emma de la Barra

Nació en Rosario en 1861. Los hombres que la rodearon fueron periodistas por lo cual la producción de la escritura le fue familiar desde su infancia rosarina, donde su padre, Federico de la Barra, reunía en su casa a personajes acreditados en el mundo intelectual. Sus dos maridos, Juan de la Barra, primero y Julio Llanos, en segundas nupcias, compartieron el oficio. A partir de1904, se refugió en la literatura mitigando el dolor por la pérdida de Juan de la Barra y no le fue nada mal. El caso es que en 1905 se conoció Stella, novela que en primera instancia aparece anónima pero que luego firma con el nombre de César Duayen. El éxito es tal, que se convirtió en el primer “Best séller” en nuestro país. Al año siguiente publica Mecha Iturbe, que no logró la repercusión de la novela anterior. Esta maravillosa narradora también escribió un libro de lectura para niños, El Manantial, de 1908. Fuera de la ficción Emma de la Barra soñó con la creación de un barrio obrero próximo a La Plata conocido como "Las mil casas" en el cual proyectó la construcción de una escuela y un teatro, sin embargo no le fue tan bien como en la literatura. La utopía fracasó y perdió parte de su fortuna. Pero también activó empresas que sí resultaron, tal es el caso de la fundación de la “Sociedad Musical Santa Cecilia” para encauzar el entusiasmo de los aficionados a la música, la primera escuela profesional de mujeres; “La Cruz Roja”, que fundó en unión con Elisa Funes de Juárez Celman, esposa del presidente Miguel Juárez Celman, en las postrimerías de su gobierno, jaqueado por la revolución de 1890; la exposición de obras de arte y joyas que organizó en 1893 con Delfina Mitre de Drago, con fines benéficos y que permitió admirar las más hermosas expresiones artísticas que había entonces en colecciones privadas. Incursionó en el periodismo y sustituyó a su marido, Julio Llanos, en las notas que enviaba en 1915 desde París al diario La Nación durante la segunda Guerra Mundial. Eleonora, su tercera protagonista femenina apareció en forma de folletín en la revista El Hogar a principios de 1933 y siempre bajo la firma de César Duayen. En un reportaje que esta revista le hizo la autora comentaba : ”Hace un cuarto de siglo las mujeres ocupábamos una situación especialísima dentro del ambiente social. No se concebía la posibilidad de que transpusiera los límites del hogar sin que violara los más elementales preceptos de su organización. Cómo iba a atreverme a firmar una novela? Qué esperanza!. Era exponerme al ridículo y al comentario..” Falleció en Buenos Aires en 1947.

Stella

por Emma de la Barra



Resumen del Contenido: Novela escrita por una mujer – Emma de la Barra – amparada en un nombre de varón – César Duayén - dada la hostilidad de las costumbres de la época para quienes se atrevían a presentarse como escritoras. Stella consiste en un critica sagaz a la aristocracia, a la precariedad de su escala de valores, así como en un reconocimiento de la voluntad en tanto guía para los mejores destinos individuales y sociales. El acierto del tema, el esmero de las descripciones, el formato prolijo y la oportunidad de lo presentado garantizaron el éxito. Fue recibida por el público de los albores del siglo XX, en vistas al Centenario de la Argentina, que comenzaba a replantearse los sentidos de la sociedad y reconoció en el interior de la novela a más de un personaje de su escenario contemporáneo. Pues, la autora conocía lo que desenmascaraba desde muy cerca.

Motivo de la selección: Sugerimos esta obra por tratarse del primer best-seller de la historia de la literatura Argentina, fundamental por lo que suscitó en la sociedad en su momento y por el singular fenómeno de su autoría. Teniendo en cuenta que se trata de una novela importante desde un punto de vista histórico, valiosa, además, como cuadro de costumbres, con una anécdota que cruza el océano Atlántico para acabar anclándose en la realidad local, una posible traducción a cualquier lengua (que jamás tuvo), repararía uno de los tantos olvidos dentro del canon nacional e internacional para la literatura producida por mujeres.





Editor(es) Editorial Maucci, Buenos Aires
Fecha de Publicación 12 Mar 1905
http://portal.unesco.org/culture/es/ev.php-URL_ID=19110&URL_DO=DO_TOPIC&URL_SECTION=201.html